Propiedades del Ajo que no conocías

Lentejas rojas estofadas
22 marzo, 2019
Gambas con Ajo y Limón
23 abril, 2019
Show all

Propiedades del Ajo que no conocías

Descubre estas propiedades del ajo que no conocías y te impactarán, encuentra más razones para consumirlo a diario.

Además de rico, el ajo lleva siglos beneficiando la vida del ser humano gracias a sus nutritivas propiedades y características principales.

Si aún no sabes todo lo que el ajo puede hacer por ti, ¡descúbrelo en este post! Te contaremos todo lo que necesitas saber sobre el ajo y los beneficios de su consumo cotidiano.

El ajo es usado y recomendado para mejorar más que el sabor de tus comidas, también te ayudarán a prevenir enfermedades en toda tu familia.

Puede que escucharas hablar a tus abuelos o padres sobre lo bueno que es el ajo, pero a ti solo se te quedaba grabado su olor y nada más.

Ahora, encontrarás que el ajo ha sido usado desde la época de los egipcios, griegos, romanos y chinos, quienes los usaban sabiamente para múltiples tareas.

Desde alimentar y mantener fuertes a sus esclavos, hasta proteger a los niños de las bacterias con collares de ajo; actualmente no usamos collares de ajo, pero sí nos los comemos con mayor frecuencia.

 

El ajo es una planta originaria de Asia, que comenzó a popularizarse hace siglos primero en ese continente, luego en Europa y América.

Su uso siempre ha sido valorado por sus propiedades medicinales y nutrientes que benefician al organismo humano de forma general.

Es una fuente rica de antioxidantes, hidratos de carbono, proteínas, vitaminas y minerales; especialmente de vitamina A, B1, B2, B6, C, niacina, manganeso, yodo, fósforo, selenio, zinc, cobre, hierro y calcio.

Diversos estudios destacan sus propiedades antivíricas, antibacterianas y antifúngicas, lo que significa que el ajo es capaz de acaba con infecciones por virus, bacterias y hongos.

 

Su consumo es benéfico para personas con hipertensión o presión arterial alta, el ajo tiene propiedades de hipotensor.

Lo cual quiere decir que baja la tensión arterial, permite que las arterias se relajen al tiempo que disminuye los niveles de colesterol y de los triglicéridos.

Su efecto vasodilatador facilita y estimula la mejor circulación de la sangre, por lo que se recomienda su ingesta en personas con hipertensión, arterioesclerosis, trombosis y problemas circulatorios en general.

Sus múltiples antioxidantes fortalecen el sistema inmunológico y estimulan la producción de glóbulos blancos, aumentando la protección del organismo.

Una de sus principales propiedades es su alto compuesto de azufre, conocido como alicina, sustancia que permite múltiples beneficios para la salud.

Gracias a su alto contenido de vitamina C, es una excelente descongestionante y expectorante, ayuda a prevenir las gripes, resfriados y el dolor de garganta.

Un estudio demostró que las personas que comían un ajo diario frente a quienes no lo hacían, se enfermaron menos y se aliviaron más rápido respecto de quienes no comían ajo regularmente.

 

Facilita el funcionamiento hepático, las propiedades del ajo permiten al hígado y al cuerpo en general expulsar las toxinas tóxicas derivadas de la comida chatarra.

Por sus altos niveles de azufre, el ajo ayuda al organismo a deshacerse incluso de materiales pesados, según un estudio realizado a trabajadores de una empresa de baterías de coches.

Los malos olores del cuerpo son un síntoma de los residuos tóxicos que está albergando el hígado y que es incapaz de desalojar por sí solo.

El mal aliento y las ojeras son signos de un hígado sobrecargado, para aliviar las molestas consecuencias bastará con ingerir un ajo fresco sin masticar todas las mañanas.

 

Las propiedades del ajo ayudan a prevenir el cáncer de cerebro, pulmón y de próstata, además de que ayuda a reforzar el sistema inmunológico de los ya enfermos.

Se recomienda su ingesta también en personas con diabetes, pues desintoxica el hígado, pulmones, riñones y permite al organismo depurarse.

El ajo también es conocido por ser un excelente aliado en cuestiones de belleza, sus antioxidantes y alto contenido de vitaminas le otorgan flexibilidad y suavidad a la piel.

Su alto contenido de alicina actúa como una capa protectora frente a los radicales libres, previniendo el envejecimiento prematuro.

 

La Organización Mundial para la Salud (OMS) señaló al ajo como uno de los recursos naturales más completos y recomendables para la ingesta diaria.

Su composición variada de nutrientes son la dosis recomendada para evitar anemia o incluso para combatirla.

 

Las propiedades del ajo son intolerables para las bacterias intestinales, por lo que comer un ajo diariamente expulsará las baterías. Tiene propiedades antivíricas, antibacterianas y antifúngicas.

Por su alto contenido de azufre inhibe el veneno de picaduras de escorpiones, mosquitos y abejas, antiguamente ya lo usaban.

Además de que su olor característico de altas concentraciones de azufre, repele a los mosquitos y otros insectos.

Debido a que favorece la reducción del colesterol “malo” y la hipertensión, el ajo ayuda a prevenir enfermedades cerebrales como la demencia senil y el Alzheimer.

Se comprobó que las propiedades del ajo ayudan a producir más estrógenos, favoreciendo la resolución de los síntomas típicos de la menopausia.

Los ajos además aseguran una buena fertilidad, se deben consumir frescos y enteros una o dos horas antes del encuentro sexual.

Las propiedades del ajo permiten anular los dolores de oídos con solo colgar un ajo por fuera del oído, sus componentes activos son muy efectivos.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *