Consejos para hacer una ristra de ajos

Expectativas de la campaña de Ajos
28 mayo, 2019
Consejo casero para curar los ajos
19 junio, 2019
Show all

Consejos para hacer una ristra de ajos

Una ristra es una forma organizada de almacenar ajos, que nos concede más beneficios que el de la belleza estética. Al crear una ristra, tendrás la ventaja de ir cogiendo los dientes cada vez que sea necesario y los ajos permanecerán frescos más semanas gracias a una buena ventilación. Puede resultar que la creación de una ristra sea un poco complicado al inicio, pero una vez que aprendas los trucos básicos, se hacen las trenzas rápidamente.

Limpia las cabezas. No es preciso limpiar los ajos de El Ajero antes de curarlo, pero sí es necesario limpiar restos de tierra y otros elementos antes de trenzarlo. En algunos casos, puedes pasar los dedos sobre las cabezas para eliminar la suciedad y otros residuos. Si las cabezas se encuentran particularmente sucias, puedes utilizar un paño suave para limpiarlas.

  • Si el ajo se encuentra extremadamente sucio, puedes remover un par de capas de cáscara seca.

Corta el ajo. Para obtener una buena ristra, hay que recortar las cabezas antes de empezar a trenzarlas. Por lo general, existen raíces largas y desaliñadas adheridas a las cabezas, por lo que debes cortarlas a aproximadamente 6 mm. Las raíces no son muy gruesas, por lo que puedes utilizar unas tijeras normales para cortar el ajo.

  • Si notas que algunas de las hojas son dentadas o ásperas, también puedes recortarlas para que no dificulten la elaboración de la ristra.

Remoja los tallos. Al momento de hacer la ristra, las hojas de las cabezas deben estar flexibles para que te resulte más fácil trenzarlas. El mejor método para hacerlas más flexibles es sumergirlas en agua. Llena un recipiente o un fregadero con agua tibia y sumerge los ajos de manera que solo las hojas queden sumergidas. Debes evitar remojar las cabezas. Deja que las hojas se asienten de 15 a 30 minutos aproximadamente, o hasta que las sientas más flexibles.

  • En lugar de remojar las hojas, puedes colocarlas entre dos toallas completamente húmedas. Una vez más, asegúrate de que las cabezas no se mojen y deja que las hojas reposen de 15 a 30 minutos.

Escoge las tres cabezas más grandes y entrecrúzalas. Para elaborar una ristra atractiva, necesitas aproximadamente 12 cabezas. Mientras escoges las que vas a utilizar, debes separar las tres cabezas más grandes para que comiences a hacer la ristra con ellas. Colócalas en una superficie plana con una cabeza en el centro, otra a la izquierda y otra a la derecha. Las hojas de la cabeza central deben apuntar hacia ti, mientras que las hojas de las otras dos deben estar cruzadas unas sobre otras para formar una “X” sobre la cabeza central.

  • Puedes utilizar un pedazo de cuerda para asegurar el lugar en el que las cabezas se superponen. Asegúrate de que el pedazo de cuerda que vas a utilizar sea lo suficientemente largo como para anudar las cabezas con suficiente exceso y asegurar las cabezas adicionales que coloques en la ristra.

Comienza a agregar más cabezas. Debes colocar una cuarta cabeza sobre el grupo formado de manera que coincida con la cabeza central. Utiliza la cuerda restante para asegurar la cuarta cabeza a la pila y facilitar la tarea cuando comiences a trenzarla. Luego, pon dos cabezas más y alinéalas con las dos cabezas diagonales de forma cruzada.

  • Debes tomarte el tiempo de alinearlas tanto como puedas para facilitar el proceso de trenzado.

Comienza a trenzar los ajos. Con todas las hojas de las cabezas alineadas, es hora de comenzar a trenzar. Asegúrate de sujetar ambos grupos de hojas para cada sección a medida que comienzas a trenzar. Poner las dos hojas del lado derecho y crúzalas debajo de las hojas del medio para que se conviertan en las piezas centrales. Luego, colocar las dos hojas de la izquierda y crúzalas por debajo de las hojas del medio. Repite este procedimiento de una a dos veces más.

  • Es probable que te resulte más sencillo utilizar más cuerda para asegurar la ristra antes de agregar más cabezas. Solo debes atar el nudo en la parte posterior para mantenerla ordenada.

Agrega más cabezas. Una vez que hayas comenzado la ristra, puedes agregar tres cabezas. Debes alinear las hojas con los extremos formados de las trenzas como se hizo con el segundo grupo, de manera que uno se alinee con la sección izquierda, otro con la central y otro con la derecha. Comienza a trenzar nuevamente por uno o dos pases y repite el proceso hasta que hayas agregado todas las cabezas.

  • Es una buena idea utilizar una cuerda para asegurar el grupo de cabezas después de haber agregado el último lote. De esta manera, facilitarás la elaboración del resto de la ristra. Para hacerla más decorativa, puedes formar lazo al terminar de atarla.

Termina de trenzar y asegura toda la ristra de ajos. Después de haber agregado todos los ajos, debes continuar trenzando las hojas hasta que llegues al final. Utiliza otra cuerda para atar el extremo y asegurar toda la ristra. Corta el extremo de las raíces con unas tijeras de manera que queden uniformes y prolijas. Luego, la ristra estará lista para que la cuelgues en la cocina.

  • También puedes aprovechar para recortar las raíces finas en la parte superior de las cabezas para darle a la ristra una apariencia más cuidadosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *