Consejo casero para curar los ajos

Consejos para hacer una ristra de ajos
7 junio, 2019
El futuro del ajo español está en nuestras manos
2 julio, 2019
Show all

Consejo casero para curar los ajos

Escoge un lugar adecuado para el proceso de curado. Si deseas conservar los ajos para darles un uso prolongado, debes curarlos después de cosecharlos. El proceso de curado está destinado a ayudar a que las cabezas se sequen, por lo que debes escoger la ubicación adecuada para guardarlas. Debes buscar un espacio seco y oscuro que cuente con una buena circulación de aire (por ejemplo, un porche, un estacionamiento techado, un granero o un garaje bien ventilado).

  • Asegúrate de no exponer los ajos que vas a curar a la luz solar directa, ya que el calor puede comenzar a cocinarlos y cambiar su sabor.

Forma grupos de ajos. Cuando estés listo para curar los ajos, es mejor que dividas la cosecha en porciones. Por lo general, es mejor formar grupos de 5 a 10 cabezas y atarlos con cuerdas envueltas y anudadas alrededor de los tallos. Luego, puedes colgarlos o colocarlos en estantes de malla para iniciar el proceso de curado de manera que el aire circule más fácilmente alrededor de las cabezas.

  • No deseches ni cortes las hojas al preparar los grupos de ajos de El Ajero de Aceuchal. Las cabezas aún reciben su energía del resto de la planta hasta que toda la humedad se evapore.

Deja que los grupos de ajos se asienten de dos semanas a un mes. Para que los ajos se curen por completo, debes esperar hasta que toda la humedad se haya evaporado de las hojas y las raíces. Este procedimiento puede tardar de dos semanas a un mes. Sin embargo, si vives en un lugar demasiado húmedo, esto puede llevar más tiempo. Si las raíces se arrugan, las hojas se vuelven marrones y las cabezas han desarrollado varias capas de cáscara parecidas al papel, entonces el ajo ya está curado.

  • Si planeas hacer una ristra, a menudo este proceso resulta más sencillo si no dejas que los ajos se curen por completo. Debes dejar que se asiente por aproximadamente una semana y luego haces las ristras cuando los tallos aún se sientan flexibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *